Alguna vez te has preguntado ¿Qué es la nube? ¿A dónde se va la información que guardo en “la nube”? O ¿Quién y cómo cuidan mis archivos que subo a internet?, si es así, y tienes la idea de que tu información es algo invisible que vive en el aire, cielo, literalmente en las nubes o simplemente en internet, déjame decirte que no, ni una de esas suposiciones es correcta, ya que tu información radica en “super computadoras” que trabajan todo el día durante todos los días para que puedas acceder a ellas mediante internet, así que, podríamos decir que internet es simplemente el camino a tu información.

Antes de responder a las preguntas mencionadas, te daré un poco más de contexto.

El almacenamiento de música, fotos, documentos y en general de información, es un recurso que hoy en día la mayoría de las personas utilizamos ya sea en el trabajo, en la escuela o simplemente para el entretenimiento y en la mayoría de las ocasiones recurrimos a utilizar “la nube”, que a grandes rasgos es un servicio de almacenamiento remoto proporcionado por alguna empresa tecnológica.

Este invento es realmente fantástico ya que nos permite almacenar grandes cantidades de información para tenerla disponible desde cualquier lugar y cualquier hora con la única condición de que haya conexión a internet. Estos servicios regularmente son gratuitos al principio y te ofrecen cierta cantidad de GB para que se pueda almacenar la información deseada, sin embargo, si necesitan más espacio en “la nube” es posible pagar por él y ampliar la capacidad.

Ahora sí, regresemos a las preguntas.

¿Qué es la nube?

Son simplemente computadoras equipadas con elementos físicos de mucha calidad y potencia que están trabajando siempre, las 24 horas, los 7 días de la semana y durante todo el año, a estos ordenadores se les conoce como servidores. Ellos en conjunto con otras herramientas tecnológicas hacen que sea posible consultar, visualizar o descargar la información que guardas en internet o “en la nube”.

¿A dónde se va la información que guardo en “la nube”?

Es almacenada en la gran memoria que tienen los servidores, esta información llega aquí por medio del internet y que en algunos casos es encriptada o codificada antes de ser guardada, esto es para que esté la información esté segura y sea muy complicado acceder a ella de manera ilícita. Estos servidores no tienen una ubicación específica, por lo tanto, pueden estar en cualquier parte del mundo incluso donde no te imaginas, pero para esto, las empresas que poseen estas “super computadoras” necesitan acondicionar el lugar en donde estarán los servidores, esto consiste en controlar la temperatura, flujos de aire, corriente eléctrica entre otros aspectos. Además de tratar de reducir el impacto de eventos externos por ejemplo: los cambios climáticos.

¿Quién y cómo cuidan mis archivos en internet?

Regularmente las empresas que ofrecen este tipo de servicios son las encargadas de cuidar la información, para esto, como lo mencionamos previamente, antes de guardarla la encriptan para que no sea tan sencillo acceder a ella. Pero los cuidados no solo se enfocan en el aspecto digital, si no también en lo físico, como se mencionó antes, estas compañías deben adecuar toda una infraestructura para poder mantener en buen estado todos sus servidores.

Algo muy curioso, innovador e incluso se puede considerar “loco” es lo que está experimentando Microsoft con sus servidores en el proyecto Natick, y es que, para reducir el daño que sufren en “tierra” decidieron sumergirlos en el océano, dentro de una cápsula sellada herméticamente y con nitrógeno adentro para tratar de mantener una temperatura adecuada y así, disminuir el daño que sufren.

Esta cápsula fue sumergida en mayo del año 2018 en la costa de Orkney, en el extremo norte de Reino Unido, con la finalidad de reducir el sobre calentamiento de los servidores. Dos años después decidieron extraerla y evaluar los daños sufridos, los resultados fueron muy satisfactorios, por ejemplo, se redujo la tasa de daños con respecto a los que se mantuvieron en tierra firme, solo 8 de 855 servidores resultaron averiados, esto equivale a solo 1/8 de problemas que los mismos sufren estando en tierra.

Este proyecto ha llegado a su fin y con eso los responsables del proyecto señalan que es una forma efectiva de mudar los centros de datos a un lugar seguro sin tener los altos costos de infraestructura que tiene construir un espacio.

Sin duda alguna las empresas que se encargan de ofrecer este tipo de servicios de almacenamiento trabajan continuamente para mejorar tanto los costos de implementación como la calidad del servicio, además de reducir el impacto negativo que tiene en el medio ambiente. Por otra parte, el servicio de almacenamiento remoto o “la nube” es muy favorable para los usuarios ya que reduce el riesgo de perder documentos, fotos, música, etc. Esto porque para algunas personas puede resultar complicado guardar de manera permanente cantidades grandes de información.